LEY NUM. 6200 Del Ejercicio de la Ingeniería, la Arquitectura, la Agrimensura y Profesiones Afines.

LEY NUM. 6200

 

Del Ejercicio de la Ingeniería, la Arquitectura, la Agrimensura y Profesiones Afines.

 

República Dominicana.

EL CONSEJO DE ESTADO

En Nombre de la República

HA DADO LA SIGUIENTE.

 

LEY DE EJERCICIO DE LA INGENIERIA, LA ARQUITECTURA,

LA AGRIMENSURA Y PROFESIONES AFINES.

 

 

NUMERO 6200

 

CAPITULO I

DISPOSICIONES GENERALES.

 

Art. 1.- El ejercicio de la Ingeniería, la Arquitectura, la Agrimensura y Profesiones afines en la República Dominicana, se regirá por las prescripciones de esta Ley, el Reglamento Interno y las Normas de Ética Profesional del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores.

Art. 2.- Para el ejercicio de las Profesiones de Ingeniero, Arquitecto, Agrimensor y Profesiones afines, se requiere la posesión de un exequátur expedido por el Poder Ejecutivo.  La solicitud de este exequátur debe hacerse por conducto del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, anexándose a ella el diploma o certificado correspondiente, a título devolutivo.

Art. 3.- Las oficinas de la Administración Pública, se abstendrán de dar curso a solicitudes y de realizar cualquier clase de tramitaciones para la ejecución de trabajos profesionales o de obras que no llenen los requisitos de esta Ley y del Reglamento Interno del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores.

Los funcionarios y empleados que intervengan en dichas solicitudes y trámites son responsables por el incumplimiento de esta disposición.

Art. 4.- El ejercicio de las profesiones de que trata esta Ley no podrá ser gravado con patentes o impuestos comercio-industriales.

 

CAPITULO II

DE LOS PROFESIONALES.

Art. 5.- Son profesionales a los efectos de esta Ley los ingenieros, arquitectos y agrimensores y otros especializados en las distintas ramas de estas profesiones, que hayan obtenido o revalidado en la Universidad Autónoma de Santo Domingo sus respectivos títulos universitarios, y hayan cumplido el requisito establecido en el artículo 17 de la presente Ley.

Art. 6.- También se considerarán profesionales los graduados en el exterior por institutos acreditados de educación superior en especialidades de la ingeniería, la arquitectura, la agrimensura y profesiones afines, de las cuales no existan títulos equivalentes en el país, a juicio de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, siempre que dichos títulos hayan sido reconocidos por esta, y hayan cumplido el requisito establecido en el artículo 17 de la presente Ley.

Art. 7.- Las actividades profesionales para las cuales capacita cada título serán determinadas por la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

 

CAPITULO III

DEL USO DEL TITULO.

Art. 8.- El uso de los títulos propios de las profesiones a que se contrae la presente Ley estará sometido a las reglas siguientes:

a)                Las denominaciones de Ingeniero, Arquitecto, Agrimensor y Profesiones afines quedan reservadas exclusivamente para los profesionales a quienes la Ley se refiere, debiéndose adicionar, como en el caso de los ingenieros, cuando corresponda, la calificación de la especialidad, en forma tal que no haya posibilidad de error o duda al respecto.

Sin embargo, es permitida la ostentación o uso del Título de Ingeniero, Arquitecto y Agrimensor a dominicanos graduados en el extranjero sin llenar el requisito de reválida, siempre y cuando no ofrezcan sus servicios profesionales. Asimismo los extranjeros que estén de tránsito en el País podrán hacer uso de sus títulos académicos, pero tan pronto formalicen su residencia en el territorio nacional tendrán que someterse a las reglamentaciones de la presente Ley.

b)               En ningún caso, en la razón social de compañías o corporaciones se podrá usar la denominación de Ingeniero, Arquitecto o Agrimensor de manera que la calidad profesional que asiste a las personas calificadas, pertenecientes a la misma, pueda ser equívoca o maliciosamente asimiladas a las personas o socios de dicha compañías o corporaciones que no posean esa calidad.

Art. 9.- Se considera usurpación de los títulos a que se refiere esta Ley, además de los casos previstos en el Código Penal, el empleo por personas que no los tengan, de términos, leyendas, insignias, dibujos y demás expresiones de las cuales pueda inferirse la idea del ejercicio profesional.

Constituirá una circunstancia agravante, a los fines de este artículo, la utilización de medios de publicidad o propaganda.

 

 

CAPITULO IV

DEL EJERCICIO PROFESIONAL

Art. 10.- Constituye ejercicio profesional, con las responsabilidades inherentes, cualquiera que las actividades que sean propias de las profesiones a que se contrae esta Ley, según se determine reglamentariamente.

Art. 11.- Los documentos técnicos tales como los anteproyectos, planos, mapas, cálculos, croquis, minutas, dibujos, informes o escritos, son propiedad del profesional autor de ellos.  Por consiguiente, ninguna persona natural o jurídica podrá hacer uso de los mismos sin consentimiento escrito del autor, salvo estipulación o acuerdo en contrario.

Art. 12.- Para que cualquiera de los documentos técnicos a que se refiere el artículo anterior pueda ser sometido conforme a la Ley o reglamentariamente en cualquier dependencia de la Administración Pública, o para que su contenido pueda ser llevado a ejecución  en todo o en parte por cualquier persona o entidad pública o privada, deberá llevar la firma de su autor, profesional o de la respectiva especialidad, con el número de inscripción de éste en el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores.

Párrafo: Los Profesionales a que se refiere esta Ley podrán autorizar con su firma tales documentos cuando hayan sido elaborados personalmente o bajo su inmediata dirección.


 

CAPITULO V

DE LOS PROYECTOS, CONTRUCCIONES,

INTALACIONES Y TRABAJOS.

 

 Art. 13.- Todos los proyectos, construcciones, instalaciones y trabajos relacionados con las profesiones a que se contrae la presente Ley deberán realizarse con la participación de los Profesionales y Técnicos que a juicio del organismo competente del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, y de acuerdo a la naturaleza e importancia del trabajo, sean necesarios en cuanto al número requerido para la ejecución de la obra y de la clasificación que le da su título para la correcta proyección, ejecución, eficiencia y seguridad de las obras.

Los profesionales deberán abstenerse de prestar su concurso profesional cuando esta disposición no sea satisfactoriamente cumplida y dejen de acatarse las medidas que ella indique con este fin.

El Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, mediante el organismo que estipule su Reglamento, dictaminará sobre las consultas y denuncias que se susciten en relación con la correcta aplicación del presente artículo.

Art. 14.- Las empresas que se propongan ejecutar construcciones, instalaciones o trabajos para entidades públicas, además de cumplir los requisitos establecidos en el artículo anterior, deberán designar ante ellas como representante técnico a un profesional en ejercicio.

Igualmente, las empresas o personas que se dispongan a proyectar o ejecutar construcciones, ampliaciones, transformaciones o reparaciones, deberán designar representantes profesionales para discutir los asuntos técnicos ante las oficinas de la Administración Pública encargadas de otorgar permisos de construcción.

Art. 15.- En los diferentes aspectos del proyecto y de la  ejecución de construcciones, instalaciones y trabajos, la participación de los profesionales debe quedar claramente determinada a los efectos de delimitar  su responsabilidad.

Art. 16.- Durante el tiempo de ejecución de una construcción,  instalación o trabajo es obligatorio para el empresario o profesional la colocación en la obra, en sitio bien visible al público, un cartel que contenga el nombre de la empresa, del profesional o profesionales responsables junto con el número de inscripción de éstos en el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores de la República Dominicana, a los efectos  de lo dispuesto  en el artículo anterior.

 

CAPITULO VI

DE LAS INSCRIPCIONES DE TITULOS

 

Art.17.- Para  ejercer cualesquiera de las actividades que regula la presente Ley, los profesionales a que ella se contrae deberán inscribir sus respectivos  títulos en el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores de la República Dominicana.

Transitorio: Podrán inscribir sus títulos los extranjeros con exequátur que a la promulgación de la presente Ley lleven ejerciendo más de tres años previa entrega de la prueba correspondiente.

No podrán inscribir sus títulos en el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, los profesionales extranjeros graduados en el exterior en cuyos países de origen no se permita el ejercicio  de la profesión a los dominicanos, aún cuando hayan  revalidado dichos títulos.

Si la solicitud de inscripción fuere negada podrá apelarse ante los tribunales dentro de los treinta días hábiles siguientes al recibo de la notificación correspondiente.

Disposición transitoria: Podrán inscribir en el término de seis meses su correspondiente denominación aquellos profesionales que a la publicación de esta Ley tengan su exequátur para ejercicio, siempre que sean dominicanos.

Art. 18.- Estarán exceptuados de las disposiciones establecidas en el artículo anterior, así como en los requisitos exigidos en los artículos 5 y 6 los profesionales graduados en el exterior contratados por instituciones o empresas para prestar servicios específicos por tiempo determinado, siempre que la necesidad de ello sea suficientemente comprobada ante el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores,  con vista a lo cual se expedirá la autorización correspondiente.

Art. 19.- El Poder Ejecutivo podrá contratar los servicios de profesionales graduados en el exterior  y no colegiados para desempeñar con carácter accidental, funciones de consultores técnicos o especialistas en aquellas ramas de la profesión que, en casos especiales y justificados, así lo requieran, debiendo informarlo al Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores.


 

CAPITULO VII

DEL EJERCICIO ILEGAL

Art. 20.- Ejercen ilegalmente las profesiones de que trata esta Ley:

a)                Las personas que sin poseer título respectivo se ocupen en realizar actos o presten servicios públicos o privados que la presente Ley reserva a los profesionales a que la misma contrae;

b)               Los titulares que sin haberse inscrito  en el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores o haber sido autorizados por el mismo, se anuncien como tales o realicen actos o presten servicios propios de los profesionales a que se refiere esta Ley.

c)                Los titulares que habiendo sido contratados de acuerdo con los artículos 18 y 19 de esta Ley, excedan los límites señalados para su actuación, y

d)               Los titulares Colegiados que ejerzan durante el tiempo  por el cual sean suspendidos.

Art. 21.- Serán suspendidos en el ejercicio de la profesión hasta por cinco años, los titulares Colegiados que presten su concurso profesional  o amparen con su nombre  a personas  que ejercen ilegalmente o encubran actividades de empresas que se ofrezcan o actúen de manera ilegal en asuntos propios de las profesiones a que se refiere esta Ley.

Art. 22.- Los funcionarios y empleados públicos y profesionales Colegiados denunciarán ante el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores todo caso de ejercicio ilegal y cualquier otra infracción a las disposiciones  de esta Ley y su Reglamento de que tengan conocimiento.

El Presidente del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, recibirá las denuncias y las remitirá, según sean el caso, a los tribunales de justicia  competentes, o al Tribunal Disciplinario del Colegio.

 

CAPITULO VIII

DE LAS SANCIONES.

 

Art. 23.- A los efectos de esta Ley se califican como sanciones de carácter penal y serán aplicadas por los tribunales competentes:

a)                Las aplicables a personas que incurrieren en usurpaciones de títulos;

b)               Las aplicables a personas, titulares o no, que incurran en el ejercicio ilegal;

c)                Las aplicables a sociedades, empresas y funcionarios o empleado públicos.

Art. 24.- Las sanciones calificadas como penales se aplicarán en los casos  que se establecen a continuación:

a)                Multa de cien pesos oro (RD$100.00) a mil pesos oro (RD$1,000.00) o prisión correccional  de diez días a tres meses, o ambas penas a la vez, a quienes no siendo titulares incurran en el ejercicio ilegal.

b)               Multa de cien pesos oro (RD$100.00) a mil pesos oro (RD$1,000.00) o prisión correccional de diez días a tres meses, o ambas penas a la vez, a los titulares que incurran en el ejercicio ilegal.

c)                Suspensión del ejercicio hasta por cinco (5) años a los profesionales Colegiados que reincidan en las infracciones del inciso (d) del artículo 20.

d)               Multa de cincuenta pesos oro (RD$50.00) a trescientos pesos oro (RD$300.00) a las sociedades de ingenieros, arquitectos o agrimensores que incorporen bajo esa denominación personas que no lo sean.  Del pago de esta multa está solidariamente responsable cualquiera de los miembros de la sociedad; y

e)                Multa trescientos pesos oro (RD$300.00) a tres mil pesos oro (RD$3,000.00) a las empresas que no cumplan con las disposiciones  de los artículos 12, 13, 14 y 15, relativas a construcciones, instalaciones y trabajos. Del pago de esta multa será responsable el Administrador, Gerentes o Representantes de la Empresa.

La usurpación de título será castigada conforme a lo expuesto en el Código Penal.

Art. 25.-  El Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores dictará su Código De Ética Profesional, por el cual deberán regirse todos sus miembros.

Las violaciones a las normas de Ética Profesional señaladas en el Código  sobre la materia serán sancionadas disciplinariamente.

Art. 26.-  Las sanciones disciplinarias consistirán en advertencias, amonestación privada, censura pública  y recomendación de suspensión al Poder Ejecutivo del ejercicio de la Profesión  de hasta un año según el grado de la falta y según haya habido o no circunstancias agravantes  de reincidencia o indisciplina.

Art. 27.- Las sanciones disciplinarias serán aplicadas por el Tribunal Disciplinario del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores.

De las decisiones de dicho Tribunal, no habrá apelación.  Sin embargo, cuando se trate de censura pública y suspensión del ejercicio, el interesado podrá solicitar una revisión de su caso, ante el Tribunal de Apelación dentro del término de diez días contados a partir de la fecha de recibo de la notificación correspondiente.

Art. 28.- La aplicación de las sanciones previstas no será obstáculo para el ejercicio de cualquier acción civil a que hubiese lugar.

 

CAPITULO IX.

DE LOS TECNICO Y AUXILIARES.

Art. 29.- Los egresados de las Escuelas Técnicas, Industriales y Especiales, que desarrollen actividades subordinadas a las Profesiones reglamentadas por esta Ley, lo harán bajo la vigilancia del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores.  Reglamentariamente se dispondrá todo lo concerniente al régimen a que se ajustarán las actividades de técnicos.

 

CAPITULO X.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

 

Art. 30.- Mientras regularizan su situación los profesionales graduados en el exterior en especialidades que se cursan en el País y no inscritos en el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, éste podrá autorizar el ejercicio de dichas profesionales hasta por el término de dos años contados a partir de la fecha de esta Ley, a los efectos del cumplimiento de las disposiciones contenidas en la misma.

Párrafo: Aquellos graduados sin exequátur y los estudiantes de término de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, que a la publicación de la presente Ley desempeñen cargos gubernamentales, oficiales autónomos o municipales, podrán inscribirse en el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores para el desempeño de las susodichas funciones por el término de dos años, no pudiendo dedicarse a actividades profesionales ajenas al cargo que desempeñen.

Art. 31.- En casos plenamente justificados a juicio del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, éste podrá inscribir los títulos de profesionales egresados de Universidades acreditadas del exterior en especialidades que se cursen en el País, aun cuando dichos títulos no hayan sido revalidados, siempre que el interesado tenga cuatro años de graduado por lo menos, sea residente en el País durante dos años anteriores a la presente Ley y que la solicitud de inscripción haya sido hecha durante el primer año de vigencia de la misma.  En todo caso, será aplicable la disposición del Párrafo Único del artículo 30 de la presente Ley.

Art. 32.- Los títulos de Doctor en Ciencias Físicas y Matemáticas conferidos por la Universidad de Santo Domingo, se considerarán equivalentes al de Ingeniero Civil a los efectos legales.

Art.- 33.- Se faculta al Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores para revisar las inscripciones de técnicos y auxiliares verificados con anterioridad a la promulgación de la presente Ley a los efectos de adaptarlos al nuevo ordenamiento jurídico en la materia del ejercicio profesional.

Art. 34.- La Comisión del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitecto y Agrimensores podrá otorgar el plazo que, a su juicio, sea necesario para que los interesados puedan inscribirse en el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores.

 

CAPITULO XI

DISPOSICIONES GENERALES.

Art. 35.- Queda modificado el apartado c) del artículo 2 de la Ley No. 111, sobre Exequátur de Profesionales, de fecha 3 de noviembre del 1942, para que rija del siguiente modo;

“c) Las relativas a las profesiones de Ingeniero, Arquitecto, Agrimensor y profesiones afines, por el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores.”

Art. 36.- Se modifica, asimismo, el artículo 8 de la misma Ley No. 111, reformado por la Ley No. 3985, fecha 19 de Noviembre de 1954, para que se lea si:

“Art. 8.- La Suprema Corte de Justicia, como Tribunal Disciplinario, en caso de mala conducta notoria en el ejercicio de la profesión de un profesional a quien se le hubiere otorgado exequátur, en virtud de ésta o de cualquier otra ley, podrá  privarlo del mismo hasta por un año, y en caso de reincidencia hasta por cinco años.

Los sometimientos serán hechos por el Secretario de Estado de Salud y Previsión Social para los profesionales en ciencias médicas, por el Procurador General de la República para los Abogados y Notarios, por el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores para los Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, y por el Secretario de Educación Bellas Artes y Cultos para los demás profesionales”.

Art. 37.- Queda derogada la Ley No. 509, de fecha 25 de julio de 1941, y sus modificaciones.

Art. 38.- La presente Ley modifica, además, cualquier disposición legal que le sea contraria.

DADA por el Consejo de Estado, en el Palacio Nacional, Santo Domingo, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, a los veintidós días del mes de febrero de mil novecientos sesenta y tres, año 119 de la Independencia y 100 de la Restauración.

 

 

Rafael F. Bonnelly

Presidente de la República

Y del Consejo de Estado.

 

Nicolás Pichardo

Primer Vicepresidente

 

Donald J. Reid Cabral

Segundo Vicepresidente

 

Mons. Eliseo Pérez Sánchez

Miembro

 

Luis Amiama Tió

Miembro

 

Antonio Imbert Barreras

Miembro

 

José Fernández Caminero

Miembro

 

 

RAFAEL F. BONNELLY

Presidente de la República Dominicana.

En ejercicio de las atribuciones que me confiere

El artículo 119 (transitorio) de la Constitución de la República.

 

PROMULGO la presente Ley, y mando que sea publicada en la Gaceta Oficial y en un periódico de amplia circulación en el territorio nacional, para su conocimiento y cumplimiento.

DADA por el Consejo de Estado en el Palacio Nacional, Santo Domingo, Distrito Nacional, Capital de la República Dominicana, a los veintidós días del mes de febrero de mil novecientos sesenta  y tres, (1963) año 119° de la Independencia y 100° de la Restauración.

 

RAFAEL F. BONNELLY.

 

Nota: La presente Ley fue publicada oficialmente en el diario “El Caribe”, el día 24 de febrero de 1963, y en la Gaceta Oficial No. 8743-bis.

About these ads

Etiquetas: , , , ,

2 comentarios to “LEY NUM. 6200 Del Ejercicio de la Ingeniería, la Arquitectura, la Agrimensura y Profesiones Afines.”

  1. William González Says:

    Soy ingeniero civil profesional puertorriqueño con experiencia de 30 años en la profesión, colegiado (CIAPR) y estoy interesado en ser parte de su institución con miras a eventualmente realizar trabajos en esta hermana republica. Intereso se me oriente sobre la documentación y/o evidencia necesaria para tales efectos. Mi número de teléfono celular es el 787-646-3977, favor orientarme.

    Gracias anticipadas por la ayuda que me pueda prestar,

  2. Los números de 2010 « Instituto Dominicano de Ingenieros Químicos Says:

    [...] LEY NUM. 6200 Del Ejercicio de la Ingeniería, la Arquitectura, la Agrimensura y Profesiones Afines. octubre, 2008 1 comentario 3 [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: